Coronavirus: el municipio recomienda medidas para residenciales de adultos mayores

Los residentes y usuarios de los centros sociosanitarios o instituciones de larga estadía se encuentran en una situación de vulnerabilidad ante la infección por Covid-19 por diversos motivos: son mayores de 60 años, habitualmente presentan patologías de base o comorbilidades, suelen pasar mucho tiempo en entornos cerrados y con población igualmente vulnerable, y tienen contacto estrecho con otras personas (sus cuidadores) y otros convivientes.

Por ese motivo, el municipio recomienda implementar y sostener las siguientes medidas de prevención y control de la infección que se basan en el escenario actual en el que se desarrolla la infección por SARS-CoV-2, teniendo en cuenta que el objetivo principal es la protección del grupo de población más vulnerable a la infección por Covid-19.

Medidas generales

Como medidas generales. es importante reforzar las acciones de prevención de infecciones respiratorias: lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón,cubrirse la nariz y la boca con el pliegue del codo o usar un pañuelo al toser o estornudar, ventilar los ambientes, limpiar frecuentemente las superficies y los objetos de uso habitual.

Además, contactar mediante mensajes o circulares con los visitantes, usuarios y familiares para indicarles que no deben acudir a estos centros si presentan síntomas de infección respiratoria aguda, y que se pongan en contacto con la institución para realizar una valoración individualizada en el caso de que sea imprescindible que acudan. En este sentido, se colocarán carteles en la entrada indicando estas medidas, en tanto se recomienda la prohibición de ingreso a visitantes, usuarios y familiares que posean sintomatología respiratoria.

También es fundamental consultar inmediatamente ante la presencia de fiebre y/o síntomas respiratorios (tos, dolor de garganta o dificultad respiratoria) en algún residente o trabajador, no subestimar ninguna manifestación clínica y seguir las recomendaciones de la jurisdicción en la que reside en relación con la modalidad de consulta.

Como norma general, todos aquellos residentes que presenten sintomatología respiratoria aguda deberán restringir sus movimientos lo máximo posible y quedarse en una habitación con buena ventilación (preferiblemente al exterior) e, idealmente, con un baño propio. Las salidas a las zonas comunes deberán restringirse al mínimo posible y si estas fueran necesarias, deberán llevar una mascarilla quirúrgica. Se han de seguir estrictamente los protocolos que dispongan las autoridades sanitarias locales.

Por otro lado, se recomienda reforzar la vacunación, de acuerdo al calendario nacional, de los trabajadores y residentes, recibir la vacuna antigripal y el esquema secuencial contra el neumococo según las recomendaciones nacionales.

Además, se sugiere minimizar las actividades sociales; en el caso de las actividades grupales con fines terapéuticos, realizarlas con grupos chicos y respetando la distancia de 2 metros entre cada persona, en ambientes ventilados. Toda actividad grupal que no sea estrictamente necesaria, evitarla. Y se recomienda realizar actividades formativas para la educación sanitaria de los residentes y trabajadores.

Toda persona que ingrese a la institución -profesionales, proveedores y otros- debe higienizar con rigurosidad sus manos. Quien trabaje de manera personal y cercana con los residentes debe respetar escrupulosamente las medidas de cuidado. También se recomienda disponer de dispensadores con solución hidroalcohólica en áreas comunes.

Los trabajadores con sintomatología respiratoria deberán consultar a su servicio sanitario para realizar una valoración individualizada sobre la pertinencia de la continuidad de sus actividades laborales.

Visita de familiares y salidas de la institución

En relación a la visita de familiares y salidas de la institución, se recuerda que en la fase de contención el aislamiento es total para la población de riesgo (mayores de 60 años). De todas maneras, atendiendo cada caso de manera singular, y en el marco de la flexibilidad del protocolo, sólo de manera excepcional, en aquellos casos en los que -por razones debidamente fundadas- no pueda sostenerse el aislamiento, se sugiere que al momento del ingreso se solicite al visitante que complete una declaración jurada en la que indique que no presenta síntomas respiratorios ni nexo epidemiológico (viaje en una zona de circulación viral dentro de los últimos 14 días o hayan estado en contacto con un caso confirmado o probable).

A su vez, se indica limitar la visita a un máximo de una persona por el lapso de una hora por día -nunca un grupo de personas y se sugiere que sólo sean familiares directos- y extender los horarios de visita en la institución a fines de mejor programación para que no haya aglomeración de personas. También se recomienda respetar en todos los casos las distancias (alrededor de dos metros) entre los residentes y familiares. Por supuesto, no compartir vasos, tazas ni bombillas para el mate.

También se desalienta la salida -para paseo u otro- de los residentes autoválidos y de aquellos que lo hacen acompañados. En todos los casos, cuando algún residente salga por razones impostergables, deberá higienizar sus manos a su regreso y cambiar su ropa al ingreso a la institución.

Casos probables

En el caso que se detecte algún caso que cumpla con criterios de caso probable, se debe derivar al servicio de emergencia del segundo nivel a la brevedad (tener los listados de teléfonos confirmados en un lugar rápidamente accesible). Y mientras espera la derivación, debe desencadenar la precaución estándar, por contacto y por gotas, que consiste en: higiene de manos, guantes, barbijo quirúrgico, camisolín, protección ocular y aislamiento individual. Se recomienda tener cerca los números de contacto de los sistemas de emergencia de cada residente, así como los carnets o credenciales de obra social y/o prepaga.

Y por supuesto, suspender las visitas de familiares durante el tiempo que el paciente tenga indicación de aislamiento. De ser estas imprescindibles, deberán cumplir las precauciones de control de la infección requeridas con el equipo de protección individual adecuado.

Limpieza y desinfección de las superficies y espacios

El procedimiento de limpieza y desinfección de las superficies y de los espacios en contacto con el paciente se hará de acuerdo con la política habitual de limpieza y desinfección del centro. Existe evidencia de que los coronavirus se inactivan en contacto durante un minuto con: una solución de hipoclorito sódico (lavandina) en agua con una concentración al 0,1%; solución de etanol (alcohol común) en agua al 62-71%; o peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) al 0,5%. Es importante que no quede humedad en la superficie cercana al paciente. Se pueden emplear toallitas con desinfectante y los detergentes y desinfectantes habituales autorizados para tal fin (con efecto virucida) y para las superficies se utilizará material textil desechable.

Por otro lado, el personal de limpieza recibirá formación e información previa a la realización de la primera entrada a la habitación y utilizará el equipo de protección individual adecuado.

El material utilizado que sea desechable se introducirá en un contenedor de residuos con tapa y etiquetado con las advertencias precisas. Los residuos generados en la atención del paciente se podrán eliminar de la misma forma que se eliminan los residuos habituales, con la salvedad de que deberán ir cerrados en una bolsa aparte.

En relación a la ropa de cama, no se requiere un tratamiento especial para la utilizada por el paciente. Tampoco es necesario una vajilla especial, ni utensilios desechables de cocina. Toda la vajilla y cubiertos que utilice el residente será lavado, en lo posible, en el lavavajillas. La retirada de la ropa de la habitación del paciente se realizará según las prescripciones, embolsada y cerrada dentro de la propia habitación. La ropa no deberá ser sacudida y se recomienda lavarla con un ciclo completo a una temperatura de entre 60 y 90 grados.

Asistencia a adultos mayores

Se recuerda que se puede asistir a los adultos mayores y, para hacerlo, el cuidador o familiar necesitará llenar una declaración jurada que se descarga en argentina.gob.ar. Si la asistencia está a cargo de un cuidador ajeno a la familia, la declaración deberá ser firmada tanto por el cuidador como por la persona a cuidar o el familiar de esta. En el formulario se deberá consignar, para todos los casos, días y horarios de la tarea.

Respaldo legal

Cabe destacar que el Artículo 205 del Código Penal de la Nación fija pena de prisión de seis meses a dos años “al que viole las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una epidemia”. Asimismo, el Artículo 239 reprime “con pena de prisión de 15 días a un año al que resiste o desobedece a un funcionario público en el ejercicio legítimo de sus funciones o a la persona que le preste asistencia o requerimiento en virtud de una obligación legal”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *